Fábula El Lobo y La Oveja Hambriento y moribundo yacía el lobo a la vera del camino. Al punto, una oveja perdida acertó pasar junto al carnicero, cuando éste le imploró: —Amiga oveja, el cielo te ha enviado. Tráeme unas gotas de agua del arroyo, pues muero de sed. La oveja fingió no escucharlo, a lo cual el lobo insistió: —En cuanto beba esas gotitas de agua, yo mismo, te prometo, sin ayuda de nadie, buscaré mi alimento. —No piensas mal, amigo lobo —contesto...

Fábula La Cigarra y La Hormiga Una hormiga previsora, al llegar el verano, juntaba afanosamente granos de trigo y cebada, guardándolos en su granero para alimentarse en el invierno. La cigarra, que se pasaba el día cantando, se sorprendió al verla tan trabajadora en época en que los animales se abandonaban a la buena vida y a la diversión. La hormiga no replico, pero cuando llegó el invierno y con él la escasez de provisiones, la cigarra, hambrienta, fue a pedirle unos...

Fábula El León y la Rana Cierto león, después de un gran banquete, tomaba la siesta cerca del estanque de la floresta. En aquel espejo de agua vivía una rana gritona que cantaba, a todo pulmón, sin importarle lo inoportuno de su concierto. Con semejante jaleo, despertóse el león y, sacudiendo rabioso su melena, inició de inmediato la búsqueda de la intrusa cantante para darle merecido castigo. —¡Quién puede ser la maldita que perturba mi regio re- poso!, —exclamo...

Fábula El Caballo, El Venado y El Cazador Un caballo decidió vengarse de cierto venado que lo había ofendido y emprendió la persecución de su enemigo. Pronto se dio cuenta que solo no podría alcanzarlo y, entonces, pidió ayuda a un cazador. —Si deseas cazar un hermoso venado —dijo al cazador— te conduciré al lugar donde se encuentra, y así podrás aprovechar su carne y su cuero. Monta en mi y te guiaré donde está. Partieron al galope, pero no pudieron alcanzar...

Fabula El Charlatán y el Monarca Un charlatán aseguraba que era capaz de convertir en elocuente orador a un asno. Llegada la noticia a oídos del monarca, hizo venir a palacio al hablador, diciéndole: —Tengo en mis cuadras un hermoso jumento. Quiero que lo prepares para hacer de él un abogado. —Complacida será su Majestad. Para ese fin, pido me conceda un plazo de diez anos. —Muy bien —contesto el Soberano—. Te concedo el plazo y además una recompensa, pero...

Fábula El Cerdo y El Caballo ¿Qué haces ahí enlodado en el maloliente estercolero? Así increpó un hermoso caballo, que marchaba al combate con garbo y orgullo, a un perezoso marrano que dormitaba tendido al sol. El cerdo levanto con lentitud la cabeza y gruñó de esta manera: —Solo un loco como tú puede alegrarse de caminar hacia la muerte. El caballo se detuvo y despectivamente le contesto: —Tienes razón, y por eso tengo lástima que te engorden para degollarte...

Fabula El Camello, El Elefante y El Mono Discutían los animales respecto a la elección de un rey, pues eran muchos los candidatos que se presentaron para disputar tan codiciada corona. Después de varias eliminatorias, quedaron dos candidatos de mayor opción: el camello y el elefante. Y ambos confiaban ser los preferidos, dados su tamaño y fortaleza. Mas el mono, saliéndoles al paso, declaro que los dos postulantes eran incapaces para reinar. —El camello —dijo el mono—...

Fábula La Tortuga y El Águila Una tortuga, disgustada de andar siempre por la tierra, rogó al águila la levantase por los aires lo más alto que pudiera. Así lo hizo la reina de las aves, remontando a la tortuga más allá de las nubes. Al verse en tal altura, la tortuga exclamo: —¡Ahora veo la envidia que me tendrán los animales que por el suelo se mueven, al verme por encima de las nubes! Al oírla el águila, no pudo soportar tamaña vanidad y soltó a la sonadora...

‹ Navegar ›