Fábula de la Liebre y la Tortuga

En pleno centro de un bosque vivió, hace muchísimo tiempo, una liebre vanidosa, que se jactaba de ser el animal más veloz de la Tierra.

Una mañana, al pasar frente a la vivienda de la tortuga, se puso a contemplarla con aires de suficiencia.

-¡Qué lenta es usted, comadre! Debería avergonzarse de hacer las cosas tan lentamente. En cambio a mí, no hay quien me aventaje. ¡Mire qué ágiles son mis patas!

-No es de sensatos alabarse, comadrita, que hay siempre alguien superior a uno -replicó, sentenciosamente la tortuga.

-Por supuesto, perezosa, que no te referirás a ti…

-Pudiera ser… ¿Y por qué no?

-Hagamos una apuesta -insistió la liebre-. 

Corramos y, si ganas, te regalaré muchísimas zanahorias frescas. En cambio, si gano yo, me comeré los huevos de tu nido.

La tortuga aceptó el reto por dignidad, y corrió por el bosque la noticia de tan inusitado desafío.

Cuando el juez dio la señal de partida, la liebre salió como una saeta, quedando los espectadores pasmados de su velocidad. Por su parte, la tortuga echó a andar lentamente.

Antes de llegar a la meta, la liebre, para burlarse, retrocedió hasta la altura de su rival.

-Miren cómo vuela la tortuga: parece un cohete a reacción -dijo, y volvió a desandar lo avanzado, retornando junto a la tortuga; y, para deslumbrar al público, se echó a dormir una siestecita.

A poco, roncaba la liebre cual un motor en marcha… Pasó una hora y otra, y cuando abrió los ojos, vio que allá, a lo lejos, se perdía la tortuga.

La liebre sintiéndose nerviosa, tomó impulso y partió vertiginosamente. Pero cuando iba a dar alcance a su competidora, la tortuga tranquilamente transponía la línea de la meta… ¡Había ganado la carrera!

¿Cuál es la moraleja de la liebre y la tortuga?

Quienes menosprecian al prójimo; saborean la amarga derrota

Análisis de la Fábula La Liebre y La Tortuga

La fábula de la Liebre y la Tortuga es una interesante historia breve, que deja a los lectores un importante aprendizaje. A través de ella, el narrador, nos plantea una situación en la cual se enfrentan dos personajes, la liebre y la tortuga. Ambos enfrentan esta situación con diferentes actitudes, y al finalizar la lectura, se puede saber cuál fue la más adecuada.

Algunas de las enseñanzas que nos deja la fábula de la liebre y la tortuga son las siguientes:

  • La arrogancia, prepotencia y vanidad son cualidades negativas que debemos evitar. Además de hacernos quedar mal, pueden perjudicar a otras personas y hacerlas sentir mal.
  • Por el contrario, la confianza y la seguridad en sí mismo, al ser demostrada con hechos, y sin presumir, son cualidades positivas y dignas de felicitar.
  • No debemos subestimar a nuestros rivales, es decir, no debemos pensar que no son capaces de lograr algo, porque todos pueden lograr lo que se propongan.
  • Con esfuerzo, perseverancia, constancia y astucia, es posible alcanzar cualquier meta. Solo hay que pensar y planificar muy bien cómo lograrlo y trabajar fuerte en ello.

 Características de la Fábula La Liebre y La Tortuga

Todas las fábulas tienen características generales comunes, y algunas específicas. A continuación te mostraremos las principales:

  • Es un relato corto ficticio, lo que quiere decir que narra una historia que no es real. Aunque puede representar algunas situaciones reales de la vida diaria, también presenta acciones o eventos de fantasía.
  • Al final siempre deja una enseñanza, a la cual se le conoce como moraleja, esta característica la diferencia del cuento infantil. Estas enseñanzas normalmente se relacionan con diferentes valores humanos. 
  • Un narrador va contando en prosa o verso una secuencia de hechos donde se plantean diversas situaciones, las cuales enseñan valores esenciales para la convivencia con las demás personas.
  • En ella participan pocos personajes interactuando entre sí. Todos o algunos de los personajes suelen ser animales u objetos que adquieren propiedades humanas como razonar, hablar… A esta figura literaria se le llama personificación.

En la fábula la liebre y la tortuga, podrás distinguir los siguientes personajes:

  1.  La liebre.
  2.  La tortuga.
  • No tiene un tiempo definido. En cualquier época en que se lea cumple la misma función, dejar una enseñanza que ayude a las personas a ser mejores.

¿Quién escribió esta fábula?

El autor de la fábula la liebre y la tortuga es Esopo, quien nació en Grecia alrededor del año 600 a.C. y murió en el 564 a.C. Esopo fue un reconocido  fabulista, autor de varias obras muy reconocidas y que también dejan interesantes enseñanzas.

Fábula la Liebre y la Tortuga: Resumen con Moraleja

Este relato trata sobre una liebre que presumía de forma exagerada sobre sus habilidades y destrezas. Aprovechándose de eso, se burlaba de una tortuga porque entre las habilidades de esta, no se encontraba el desplazarse de manera rápida.

La tortuga retó a la liebre a una carrera, a lo cual la liebre aceptó muy segura de que iba a ganarle fácilmente. Pero sucedió que la liebre, subestimando a la tortuga, se echó a dormir un buen rato, lo cual aprovechó la tortuga para avanzar lenta pero firmemente hasta la meta.

Al despertar para continuar con la carrera, la liebre vio sorprendida como la tortuga había aprovechado su tiempo de sueño para avanzar hasta la meta, logrando superarla y así ser ella quien ganó la carrera.

Tal vez te preguntes el porqué de la actitud de la liebre, y esta es una duda muy razonable. Sin embargo, seguramente habrás visto liebres y tortugas en algún lugar, y debes haber notado que efectivamente la liebre siempre se mueve más rápido y la tortuga lo hace muy despacio.

Evidentemente, la liebre de la historia fue presumida y arrogante, y su actitud pudo haber asustado a la tortuga, quien simplemente podía haberse dado por vencida antes de iniciar la carrera. ¡Pero no fue así! Una de las mayores fortalezas de la tortuga era su confianza en sí misma y su perseverancia, por lo cual sorprendió a la liebre llegando a la meta primero que ella.

 ¿Qué hubieras hecho tú de haberte encontrado en esa situación?

¿Cuál es la moraleja de la liebre y la tortuga?

Seguramente ya sabrás cuál es la moraleja de esta fábula “Si a tu oponente te atreves a subestimar, con su victoria te podrá sorprender”

Actividades para Trabajar la Fábula la Liebre y La Tortuga 

Padres representantes y maestros: Es importante que aprovechen la fábula de la liebre y la tortuga para leer con sus hijos o estudiantes. Esta obra representa un recurso muy valioso para enseñar muchas cosas a los niños.

Aquí les presentaremos algunas estrategias didácticas ajustadas a diferentes edades, las cuales les permitirán aprovechar al máximo esta extraordinaria fábula. La intención es que con cada actividad pueda contribuir al desarrollo cognitivo, físico, del lenguaje, e incluso social y emocional de los niños:

Actividades para estudiantes en edad preescolar (3 a 6 años)

En esta etapa, los niños están avanzando rápidamente en el desarrollo de sus habilidades motoras gruesas, y progresando un poco más despacio en el del desarrollo de las habilidades motoras finas. Por eso, es muy importante estimularlos a través de actividades que promuevan la creatividad y a la vez desarrollen su motricidad, como las que se plantean a continuación:

  • Lectura dramatizada
  • Diseños de máscaras con materiales reciclados
  • Títeres
  • Dramatización o representación

Actividades para estudiantes en edad escolar (7 a 12 años)

Ya para esta etapa, los niños están en capacidad razonamientos más complejos. Además, tienen mayor comprensión de los conceptos y de lo que sucede a su alrededor. En este caso, las actividades más recomendadas son las siguientes:

  • Resúmenes.
  • Versiones alternativas de la fábula de la liebre y la tortuga corta con moraleja.
  • Juegos de preguntas y respuestas.
  • Sopa de letras o crucigramas.

Como habrá podido observar gracias a la fábula de Esopo para niños la liebre y la tortuga, podrá abordar diversas áreas del aprendizaje y desarrollar múltiples habilidades en ellos. No desperdicie esta increible oportunidad. ¡Anímese a realizar una o varias de las actividades planteadas y se sorprenderá de los excelentes resultados!




¿Qué te ha parecido esta Fábula?