La Sombra del Asno

Publicado el Ago 1 2014 - 7:21pm Por Vanesa

Fabula La Sombra del AsnoLa Sombra del Asno

Un hábil comerciante contrató los servicios de un arriero y de su asno para transportar su mercadería por el desierto.

—Es muy ardiente este sol y no se vislumbra ningún oasis para aplacar la sed —pensó el comerciante, dando muestras de agotamiento.

Entonces el mercader, falto de fuerzas, se sentó en el suelo para tomar un respiro a la sombra del jumento.




El dueño del asno, no menos achicharrado, lo empujó con violencia para hacerse sitio, diciéndole:

—Yo te alquilé el asno para llevar tu carga, pero si quieres disfrutar también de su sombra, necesitamos hacer nuevo contrato.

MORALEJA

Para el ambicioso y loco, todo cuanto recibe es poco. Clic para tuitear

Déjanos tu opinión