La Alondra y Sus Hijos

Publicado el May 27 2016 - 3:25pm Por Kev

Fabula La Alondra y sus Hijos

Fábula La Alondra y Sus Hijos

Doña Alondra tenía un nido en un trigal. Una mañana, antes de buscar la comida, recomendó a sus polluelos que estuviesen atentos a cuanto dijese el labrador.

Cuando la madre volvió, le informaron que el labrador y su hijo habían resuelto pedir ayuda a sus vecinos para la siega. Entonces, les dijo a sus pichones:




—Por lo visto, no hay peligro y podemos quedamos.

Al día siguiente, supo que el labriego había pedido ayuda a sus parientes. Dona Alondra pensó, desde luego, que el peligro todavía estaba lejos y se quedó sosegada.

Al tercer día, los polluelos dijeron a su madre haber oído que el mismo labrador iba a segar el campo.

—Ha llegado la hora de irnos —ordenó la prudente madre—. Ya sabia que ni los vecinos ni los parientes ayudarían al labrador. Pero si él va a venir, nos vamos…

Moraleja

Del tiempo y la experiencia, es hija la prudencia. Clic para tuitear

Déjanos tu opinión