El Caminante y la Fortuna

Publicado el Ago 5 2014 - 7:32pm Por Vanesa

Fabula El Caminante y la Fortuna

El Caminante y la Fortuna

Después de una jornada de fatigosa caminata, un viajero, que venía de tierras lejanas, se recostó sobre el césped que crecía alrededor de un pozo.

Como estuviera casi agotado, quedóse profundamente dormido. En sueños se movía de un lado a otro, con peligro de caer al hoyo que no tenía cerco de seguridad.

La Fortuna, que casualmente pasaba por aquel paraje, despertó al caminante con enojo:




—¡Insensato, despierta! Mira que tan pronto des una vuelta más, caerás dentro del pozo. De sucederte así, me culparías, sin pensar que el accidente fue causado por tu temeridad.

El caminante dio gracias a la Fortuna y prosiguió el viaje.

MORALEJA

De tu imprudencia y desatino, no culpes al destino. Clic para tuitear

Déjanos tu opinión