Estás en ‘Seguridad’ Categoría

El Maestro y el Discípulo ¡Auxilio, auxilio! —gritaba un niño que se debatía en las aguas de un río. Era uno de los estudiantes que, con su maestro, realizaban un paseo por la orilla de un torrente. El maestro tomó un salvavidas y se dirigió al lugar de donde provenían los gritos, comprobando que uno de sus discípulos estaba a punto de perecer. —¿Qué te ocurre? —preguntó el maestro, al mismo tiempo que, con cuidado, le arrojó el salvavidas. —Creí que sabía...

La Zorra y el Erizo Una zorra, que atravesaba un río, fue arrastrada por la impetuosa corriente, golpeándose, sin compasión, contra toda suerte de obstáculos. Por suerte fue llevaba hacia un remanso, cerca de la orilla, salvándose de milagro; pero no sin antes haber sufrido magulladuras y quebrantamiento de huesos. Cuando se rehacía del susto fue atacada por una cantidad de mosquitos, que la dejaron inmovilizada. Un erizo que la vio le dijo: —Veo, hermana, que te acosan...

Clic en la Imagen para Leer la Fábula “El Avaro y el León de Oro”El Avaro y el León de Oro Un avaro, miedoso, se topó con un león de oro. Lleno de asombro balbuceó este monólogo: —¡Que portentosa ocasión! El miedo paraliza mi mente y desgarra mi corazón; sin embargo, la ansiedad de riqueza doblega mi pobre alma. ¿Qué poderes celestiales crearon esta maravilla? ¡Cómo deseo el oro, mas, la vista de esta criatura me aterra! La codicia me empuja a tomarlo y mi...

Clic en la Imagen para Leer la Fábula “El Abogado y las Peras”El Abogado y las Peras Cierto abogado de la urbe fue invitado a los festejos de una boda que se realizaba en su pueblo natal. Se puso en camino y el letrado encontró, al borde de la carretera, una cesta llena de peras. Como era de mañana, le sobraba apetito para comer; pero, lo cercano del banquete, lo indujo a no abusar de su deseo y, dando un puntapié al cesto, lo arrojó al lodo. Prosiguiendo la marcha,...