Estás en ‘Fábulas de Esopo’ Categoría

Fábula El Niño Ladrón y Su Madre Un niño hurtaba en la escuela los libros de sus compañeros y los mostraba a su madre, quien, en vez de corregirlo, aprobaba su mala inclinación. En otra ocasión, robó un reloj que también mostró a su madre, y ella, asimismo, aceptó el robo. Así pasaron los anos y el joven se transformo en un peligroso ladrón. Pero un día, fue apresado en el momento de hurtar; le amarraron las manos a la espalda y lo condujeron a la cárcel, mientras...

Fábula El Cojo y El Ciego Un cojo y un ciego llegaron, cierta vez, a la orilla de un río que tenían que vadear. Ante esta dificultad —dijo el cojo al ciego: —Aquí hay un vado bastante bueno, pero, a decir verdad, mi única pierna no me permite cruzarlo. —Yo lo pasaría si pudiese ver—apuntó el ciego—; pero, como me falta la vista, temo resbalar. ¿Qué hacemos? —¡Magnífica idea me ha venido! —exclamo el cojo, reaccionando—. Mira: tus piernas serán mi...

Fábula Fabula El Viejo y el Asno Un viejo y su hijo llevaban al mercado un asno para venderlo. Iban a pie para no fatigar al animal, pues pensaban que, al llegar descansado, se recomendaría solo en las ventas de la feria. A poco se encontraron con unas mujeres, que comentaban la torpeza de caminar a pie teniendo tan buena cabalgadura. El viejo, al oír el comentario, mandó a su hijo que montara en el burro. Después de andar algún trecho, pasaron cerca de un grupo de ancianos,...

Fábula El Lobo Disfrazado de Oveja Un lobo, cierto día, se cubrió con la piel de una oveja que cazó en una de sus correrías. Así disfrazado, logró confundirse con el resto de ovejas de un rebano y mató, sin piedad, a no pocos inocentes corderitos. Días después, el pastor llegó a descubrir el embuste del lobo y lo ató del cuello a un árbol, dejándolo colgado para escarmiento de cuantas fieras pasasen por allí. Otros pastores, viendo colgada una oveja, se extrañaron...

Fábula El Pescador Flautista Un pescador, flautista genial, se fue a la mar llevando consigo su flauta y su red. Sentado en una peña se puso a tocar la flauta, imaginando que los peces, fascinados por la dulce melodía, saltarían del agua para caer en sus manos. Pero, cansado al fin del inútil concierto, dejó de lado la flauta y echando la red atrapó gran número de peces. Los sacó de la red, los esparció sobre la ribera y como los viera saltar en la agonía, exclamo: —Benditos...

Fábula El Viento y El Sol En cierta ocasión, el viento y el Sol apostaron para saber cuál de los dos seria el más fuerte. En aquel preciso instante apareció un hombre a lo largo del camino. Entonces, el viento dijo: —¿Ves aquel hombre con su capa? Quien logre quitársela será el vencedor. El viento probó primero y sopló como el huracán. El hombre, para defenderse, se abrigo mejor y, cuanto más fuerte soplaba, tanto más se sujetaba la capa. El viento, totalmente...

Fábula El Mono y Los Pescadores Unos pescadores tendieron una red sobre las aguas de un río, en medio de jocosas bromas. Desde lo alto de un árbol observaba la escena un travieso mono que, al notar que los hombres se retiraban a descansar, se dijo mientras bajaba del árbol: —Esta es labor sencilla y la haré mejor que ellos. El mono, haciendo uso de su capacidad de imitación, trato de hacer lo mismo que los pescadores; pero, falto de experiencia, quedó atrapado en la...

Fábula El Gato y el Ratoncito ¡Qué lindo y gracioso eres! —díjole Micifuz a un ratón—. Ven conmigo, angelito, ven… —¡No vayas! —le aconsejó su madre—. ¡Tú no sabes las artimañas que emplea ese embustero! —¡Ven, pequeñito, ven! —insistió el gato—. ¡Mira este queso y estas nueces! ¡Serán para ti, amor mío! —¿Voy mamá? —reitero el pequeño majadero. —¡No vayas, hijito! ¡Sé prudente y obediente! —¡Te daré este bizcocho! —continuo...

‹ Navegar ›