Estás en ‘Fábulas de Esopo’ Categoría

-Fábula La Familia Lirón- Una familia lirón, conformada por abuelos, hijos y nietos, se congrego al pie de una encina, para discutir un tema de alimentos. —Sabemos los exquisitos frutos que esta encina nos brinda y el esfuerzo que implica comerlos, por encontrarse tan arriba —dijo el hijo lirón mayor. —Pienso que para no treparnos, seria necesario derribar la encina y abastecemos así de mucho alimento —continuo con su reflexión. —¡Sí, si! —gritaban los demás...

Un labrador condujo su yunta hacia un arroyo, después de la labor diaria. Los bueyes abatidos por el cansancio exclamaron: —¡Al fin termino el día! El trabajo fue arduo y un poco de agua fresca no nos cae nada mal. Dejemos el yugo y vamos a beber. Mientras así platicaban, pasó por allí un lobo hambriento que, buscando comida dio con el arado y empezó por lamer los dos lados interiores del yugo. Después, poco a poco y sin darse cuenta, metió el cuello dentro y, no pudiendo...

Dos ratoncitos, Paco y Peca, hermanos muy unidos, salieron a pasear, sin permiso de su mamá que siempre les recomendaba no alejarse. Se alejaron tanto esa noche de su ratonera, que Peca, asustada, dijo a su hermano en voz baja: —¿Sientes ese ruido? —el ratoncito afirmó con la cabeza y preguntó —¿Crees que sea un gato?—. Los dos se abrazaron con sus rostros llenos de espanto. —¡Hijos, hijos míos, soy yo! ¿Por qué se alejaron tanto?—. Ambos corrieron felices...

-Fábula El Burro y La Sal- Hubo, cierta vez, un arriero que transportaba sacos de sal en varios asnos, desde las salinas al pueblo. Y bien, al volver de las salinas, uno de los asnos, al sentir sobre sus lomos que la carga era pesada, empezó a caminar cabizbajo, tan lentamente como pudo, demostrando así su disconformidad con el trabajo. Sucedió que, al vadear el río, el asno tropezó con una piedra y cayó al agua, quedando sumergida gran parte de los sacos de sal que transportaba. Cuando...

-Fábula Los Tres Amigos- Un buen hombre tenia tres amigos: su dinero, su mujer y sus buenas acciones. Estando a punto de morir los mandó a llamar. A don Dinero le dijo: —¡Adiós, me muero! —¡Adiós! —le contesto el dinero—. Cuando hayas muerto, encenderé un cirio para que alumbre tu soledad. Cuando llegó su mujer le dijo “¡adiós!”. Y ella le prometió acompañar sus despojos hasta la tumba. Por ultimo, aparecieron sus buenas acciones. —¡Me muero, adiós!...

-Fábula El Águila y La Zorra- El águila y la zorra, para disfrutar de buena amistad, decidieron vivir en lugares vecinos. El águila hizo su nido en una elevada montaña y, al pie de ella, la zorra dispuso su madriguera. Sucedió que un día, mientras la zorra andaba de caza, el águila se llevó al mayor de los zorruelos. La zorra madre se indigno sobremanera y maldijo a su infiel amiga. Mas, el águila no quedó impune. Hallándose algunas personas en el campo sacrificando...

-Fábula Los Deseos Nuevos- Un hombre, que tenia dos hijas, casó a una de ellas con un hortelano y, a la otra, con un alfarero. Pasado un tiempo, fue a visitar a la esposa del hortelano y le preguntó sobre su salud, así como del estado en que se encontraban sus negocios. Ella contesto: —Todo va de maravilla; sin embargo, solo anhelo del cielo una lluvia copiosa para regar mis legumbres. Luego, el padre fue a visitar a la desposada con el alfarero y la interrogo, asimismo,...

-Fábula El Buey, La Cigarra y la Hormiga- Cierta hormiga, muy singular, caminaba sobre el lomo de un majestuoso buey, sin darle la menor importancia. —¿No te da miedo, pequeñita, dejarte llevar por tan descomunal animal? —le dijo una cigarra. Luego, roída por la envidia, volviéndose al buey le dijo en tono de reproche: —Tontonazo, ¿no te avergüenza caminar llevando insecto tan ridículo? —Amiga mía —respondió el buey tranquilamente—, seria mejor que imitases...

‹ Navegar ›