Estás en ‘Orgullo’ Categoría

Fábula La Tortuga y El Águila Una tortuga, disgustada de andar siempre por la tierra, rogó al águila la levantase por los aires lo más alto que pudiera. Así lo hizo la reina de las aves, remontando a la tortuga más allá de las nubes. Al verse en tal altura, la tortuga exclamo: —¡Ahora veo la envidia que me tendrán los animales que por el suelo se mueven, al verme por encima de las nubes! Al oírla el águila, no pudo soportar tamaña vanidad y soltó a la sonadora...

El Toro y el Mosquito Un toro, enorme y robusto, que pastaba en la pradera chicoteando la cola por sobre su lomo, dijo, mirando las cristalinas aguas de un riachuelo: —El día es caluroso. ¡Qué bien me caería un refrescante baño en la limpia corriente! Mientras estaba recostado en el remanso, un mosquito se posó en un cuerno y con su aguda trompeta le dijo: —Perdona, caballero, si me coloco aquí para gozar de la fresca brisa; pero, si te causo molestia, avísame para...

Clic en la Imagen para Leer la Fábula “El Hombre y el León”El Hombre y el León Un hombre y un león viajaban juntos y cada cual, abundando en razones, se elogiaba a sí mismo exagerando su fortaleza. Al final del camino encontraron una estatua de piedra, que representaba a un hombre estrangulando a un león. Entonces el hombre, mostrándola a la fiera, le dijo: —Ya ves cómo los hombres somos más poderosos que ustedes. A lo cual el león respondió sonriente: —Si...

Clic en la Imagen para Leer la Fábula “La Encina y la Caña”La Encina y la Caña Una gigante encina decía a la débil caña: —El peso de un pajarillo te agobia y la brisa te hace besar la tierra, en cambio mis ramas se elevan a los cielos y resisten el empuje de los vientos. La caña escuchaba; en tanto, la encina remarcó: —Debiste crecer junto a mí para protegerte. Siempre brotas bajo los dominios del viento. ¡Qué injusta fue la Naturaleza para ti! La caña respondió: —Habla...

Clic en la Imagen para Leer la Fábula “La Garza Real”La Garza Real Cerca de un río vivía apaciblemente una garza real que con sus largas patas, cuello y pico, conseguía fácilmente llevarse a la boca los más sabrosos peces. Un buen día, se acercó a la orilla a procurarse algo de alimento, cuando vio a un pequeño pez nadando por allí: —¡Pececillos a mí! —exclamó—. ¿Cómo voy a contentarme con comida tan grosera? ¡Soy una garza real y muy real! Al poco...

Clic en la Imagen para Leer la Fábula “La Lámpara y el Estudiante”La Lámpara y el Estudiante Érase una noche, que se anunciaba tenebrosa, cuando un estudiante se preparaba a realizar sus tareas. —Llenaré de aceite mi lámpara y la encenderé para iniciar el trabajo —decía el estudiante mientras sus manos encendían la lumbre. La lámpara brilló en la oscuridad con clarísima luz y dijo al muchacho: —Observa cómo irradia mi luz. Es más resplandeciente que el Sol. En...