Estás en ‘Imprudencia’ Categoría

Los Lobos y el Asno Enfermo Hijos míos —dijo un asno, que enfermó repentinamente—, siento que voy a morir y, cuando ello ocurra, no permitan que los lobos devoren mi cuerpo. La noticia de la gravedad del jumento voló —como pluma que lleva el viento—, a los oídos de unos lobos hambrientos que pactaron hacerle una visita con el fin de montar un festín. Cuando un joven asno abrió la puerta, uno de los carniceros anunció: —Venimos a saludar a tu padre, gran amigo...

El Cabrito y el Lobo Un cabrito observaba, desde la cima de una roca, a un lobo que se calentaba al sol mañanero, con señas de no haber probado bocado desde el día anterior. —Buenos días, señor lobo. Pruebe su habilidad de subir hasta aquí, le gritó en su lenguaje el cabrito. El lobo, al fin lobo, trató de convencer con elocuentes discursos al cabrito para que bajara del peñasco. —No caeré en tus engaños, pues todos conocemos tus embustes. Sin inmutarse, el lobo...

Clic en la Imagen para Leer la Fábula “El León y el Ciervo”El León y el Ciervo Un ciervo travieso y remolón, perseguido por un perro, al verse casi alcanzado, corrió hacia una caverna para guarecerse. Mas, apenas hubo entrado en la cueva, salió del fondo de ella un león que, abalanzándose sobre el ciervo, lo despedazó con sus poderosas garras. —¡Pobre de mí! —exclamó el ciervo antes de morir—, entré a esta caverna para mantenerme a salvo y, sin imaginarlo,...

Clic en la Imagen para Leer la Fábula “Las Ranas y los Toros”Las Ranas y los Toros Una rana, posada al pie de un estanque, contemplaba a dos toros que se embestían mutuamente en el prado. —¡Mira qué riña tan salvaje!, dijo a una compañera que estaba allí—. ¿Qué sería de nosotras si animales tan corpulentos vinieran por aquí? —No me asustes —respondió la otra rana—. ¿Qué nos importan las riñas de esas bestias? Además, esos animales no son de nuestra...

Clic en la Imagen para Leer la Fábula “La Lengua”La Lengua A don Matías le gustaba comer bien y ordenó, cierta vez, a su cocinera: —Hoy me presentarás a la mesa lo mejor que puedas encontrar en el mercado. Y la cocinera, para agradar al amo, le preparó un apetitoso guiso de lengua. Otro día, insistiendo el patrón en sus refinados gustos, dijo a su servidora: —Tráeme hoy el bocado más ordinario que halles en el mercado. Y la cocinera volvió a traerle lengua. Don...

Clic en la Imagen para Leer la Fábula “Júpiter y la Abeja”Júpiter y la Abeja Una abeja que había regalado a Júpiter un plato de apetitosa miel, arrancóle la promesa de una gracia. —Bien sabes que los hombres me persiguen, dijo la abeja, quiero que mi aguijón sea venenoso para castigo de cuantos me persiguen. —Amo tanto a los hombres —reflexionó el dios—, que me sería injusto conceder tu petición. Pero, obligado a cumplir su palabra, dijo a la abeja: —Venenoso...

Clic en la Imagen para Leer la Fábula “La Serpiente,la Comadreja y los Ratones”La Serpiente,la Comadreja y los Ratones La serpiente y la comadreja, que son enemigas juradas, prefieren a los ratones como predilecto bocado. En el interior de una vieja casona, a la cual habían acudido en pos de pericotes, se encontraron las enemigas trabándose en mortal contienda. En tal circunstancia un ratón, sacando las narices de su escondite, gritó a sus congéneres: —¡Los enemigos...

Clic en la Imagen para Leer la Fábula “El Depositario Infiel”El Depositario Infiel Un comerciante, antes de viajar, entregó a su vecino una caja de barritas de oro y plata. A su retorno, el viajero solicitó la devolución de su tesoro. —Amigo, no podré complacerte. Los ratones comieron el joyero y su contenido —respondió el vecino. El comerciante, fingiendo dar crédito a sus excusas, escondió al hijo del guardador y lo invitó a cenar. —¡Ay, amigo! —exclamó...

‹ Navegar ›