Subir

El Mulo Un mulo, redondo como una bola, fue llevado a la feria para ofrecerlo en venta. Los compradores, interesados por la presencia imponente de la...

Hubo, una vez, una ranita presumida que se creía la reina de los batracios del jardín. La tal rana pasábase el día mirándose en la superficie de las...

El Gorrión y la Liebre ¿Cómo fuiste tan torpe de caer en la trampa? Así le decía un gorrión a la liebre que, con ayes lastimeros, se quejaba entre...

El Carnero y el Pastor Un corpulento y fornido carnero, que había aprendido a topar, fue llevado a un rebaño y le gustaba echarse cerca del pastor. El...

Esopo y los EsclavosÍbamos de viaje con mi amo —cuenta Esopo— en compañía de muchos esclavos. Como había buen número de bultos para transportar,...

El Perro Viejo Un famoso cazador tenía a su servicio un hermoso perro, terror de las liebres. Cierto día observó que su perro se volvía flojo y desganado. —Será...

La Casa de Sócrates Como el filósofo era pobre, la hacía pequeña y sin lujo. Los falsos amigos que observaban, criticaron: —¡Vaya, qué mamarracho...

La Apuesta Uno de los jóvenes, que celebraba un triunfo, bebió más de la cuenta. En ese momento hizo la más inverosímil apuesta: beber toda el agua...

‹ Navegar ›